Los resultados de un estudio sobre la técnica Alexander sugieren que el método puede brindar beneficios a largo plazo para personas con dolores lumbares crónicos o recurrentes, una de las afecciones más comunes con las que se encuentran los médicos. Los resultados fueron publicados en el British Medical Journal. Hasta ahora no había habido evidencia sólida acerca de que la Técnica Alexander pueda ayudar a aliviar el dolor de espaldas.

La investigación fue dirigida por el profesor Paul Little de la Universidad de Southampton en colaboración con la profesora Debbie Sharp, de la Universidad de Bristol y fue financiado por el Fondo de Investigación y Desarrollo del Sistema Nacional de Salud (Inglaterra).

Según el profesor Little, “Este es un paso significante hacia delante en el control duradero de los dolores lumbares. Los resultados de este estudio revelan que la Técnica Alexander puede ayudar en el dolor de espaldas. Probablemente lo logra al limitar el espasmo muscular, fortaleciendo la musculatura postural, mejorando la coordinación y la flexibilidad y descomprimiendo la columna. Esto significa que los pacientes podrían estar menos limitados por el dolor de espaldas en sus actividades o funciones”.

El estudio clínico incluyó 579 pacientes. Los participantes fueron separados en grupos para comparar tres métodos para aliviar el dolor: una serie de 24 clases de la Técnica Alexander,  un curso de 6 clases de la Técnica Alexander, seis sesiones de masaje clásico y cuidados normales de medicina general.

La mitad de los pacientes de cada uno de éstos grupos también recibieron la prescripción de ejercicios aeróbicos por un médico clínico (30 minutos diarios de caminata enérgica o su equivalente) y consejos de comportamiento por parte de una enfermera.

Los resultados mostraron que los pacientes que siguieron la serie de 24 clases de la Técnica Alexander fueron los que más se beneficiaron. Experimentaron mejoras en su funcionamiento, en la calidad de vida y una reducción en el número de días en los que sufrieron dolor. Un año después del comienzo del estudio, el número promedio de actividades limitadas por el dolor de espaldas se había reducido un 42 por ciento, y el número de días con dolor era solamente de tres en un mes, comparados con los 21 días en el grupo de control.

El masaje también ayudó durante tres meses, pero su efecto sobre las actividades no era significante después de un año.

La prescripción de ejercicios solamente, tuvo efectos significantes pero modestos sobre las actividades tanto a los tres como a los 12 meses. No obstante, una serie de seis clases de la Técnica Alexander seguidas por ejercicio prescripto por un médico clínico, al llegar al año, obtuvo un 70 por ciento del beneficio obtenido por las 24 clases de la Técnica Alexander.

Los autores sugieren que las clases de la Técnica Alexander pueden haber beneficiado a los participantes al proveerles un enfoque individualizado para reducir el dolor de espaldas y al ayudar a los pacientes a reconocer, comprender y evitar los hábitos que afectan al tono postural y a la coordinación neuromuscular.

Traducción:
Pablo Coria

Título original del estudio:
Randomised controlled trial of Alexander technique lessons, exercise, and massage (ATEAM) for chronic and recurrent back pain is published in the British Medical Journal online in BMJ Online First.

Para más información visitar:
http://www.bmj.com/cgi/content/full/337/aug19_2/a884